Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol ha inaugurado este lunes 24 de abril la exposición ‘Un éxito de todos. Del sueño a la realidad’ en el Pabellón de la Navegación. La muestra, que conmemora el 25º aniversario de la Exposición Universal de 1992, está comisariada por Ramón López y Rafael Ruiz, miembros de Legado Expo, y permanecerá abierta al público hasta el 12 de octubre, de lunes a sábados, de 11:00 a 20:30 horas; domingos y festivos, de 11:00 a 15:00 horas. Junto a Antonio Pulido han estado la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el Presidente de la asociación Expo Sevilla, Ángel Aramburu, y el comisario de los Actos del Aniversario de la Expo, Julio Cuesta, entre otras autoridades.

La Exposición Universal de Sevilla, y todo lo que significó para la ciudad, para Andalucía y para España durante aquellos años verdaderamente prodigiosos, fue como reza el lema de esta exposición un sueño hecho realidad y un éxito de todos. Y ahora, 25 años después, es también una historia que merece ser recordada. Que necesita ser contada. Por eso para la Fundación Cajasol es todo un orgullo poder colaborar con esta exposición y con todas las actividades conmemorativas de este 25 aniversario de la Expo, en nuestra calidad de principal entidad colaboradora, junto al Ayuntamiento de Sevilla y de la asociación Expo Sevilla. “Porque recordar la Expo92 significa hablar de emprendimiento, de ambición, de apuesta por la modernidad y la innovación, de una gran suma de esfuerzo y de ilusión puestos al servicio de un gran proyecto de ciudad y de país. Estos mismos valores son los que inspiran día a día nuestra tarea diaria en la Fundación Cajasol y de nuestra obra social, comprometida con la solidaridad, con la cultura y también con el desarrollo económico y empresarial de Andalucía”, apuntó Antonio Pulido.

Esta exposición reúne piezas inéditas o exhibidas en la Expo’92, revive las visitas a los diferentes pabellones y recuerda los conciertos, el espectáculo del lago y la cabalgata. También hay un espacio dedicado a la historia de la Expo y otro en el que se pone de manifiesto la importancia del Parque Científico y Tecnológico Cartuja en la actualidad para la economía y desarrollo de la ciudad de Sevilla. La muestra nos propone a lo largo de sus salas un viaje en el tiempo, nos invita a recordar quiénes éramos hace 25 años, quiénes somos ahora y todo lo que hemos logrado por el camino. Y es un viaje en el tiempo que también nos asoma al futuro, a esa nueva senda de innovación, de creación, de investigación en la que Sevilla y Andalucía están dando cada día pasos más firmes y seguros. Esta muestra nos da la oportunidad de recordar, o de aprender en el caso de los más jóvenes, de qué manera aquellos años de la Expo transformaron radicalmente nuestro país y la ciudad de Sevilla: en las infraestructuras, en el desarrollo tecnológico, en nuestra imagen en el exterior, en la cultura, en la economía, sin ir más lejos en este parque empresarial, científico y tecnológico tan pujante y vivo como es la Cartuja. Y hubo también una transformación igualmente trascendental, y que quizá es la herencia de más impacto de la Expo aunque sea de carácter intangible, que fue promover un cambio de mentalidad en la sociedad. Un cambio de mentalidad que activó una fuerza, una energía colectiva que ha permitido multiplicar los efectos de la gran inversión económica que se realizó aquellos años. “Yo estoy convencido de que no ha habido una exposición universal con un significado y un impacto tan profundo para un territorio y para un país como el que tuvo la Expo de Sevilla”, incidió el presidente de la Fundación Cajasol para el que resulta fundamental que “todo eso hay que contarlo a las nuevas generaciones que, como mis hijas, por ejemplo, no vivieron aquellos años apasionantes. Hay que contarlo a los que aún dudan de la capacidad, la ambición y el talento de esta tierra. Incluso tenemos que contárnoslo a nosotros mismos”, enfatizó a la vez que se alegraba de comprobar que “estoy siendo testigo, igual que ustedes estoy seguro, de una emoción especial estos días entre la gente. En las redes sociales, en los medios de comunicación, entre amigos, desde dentro y fuera de Sevilla, muchísimas personas están compartiendo sus recuerdos y sus vivencias de aquellos meses con un sentimiento de nostalgia y de orgullo por lo que fuimos capaces de hacer y de enseñar al mundo”. Así, Antonio Pulido invita a a reunir toda esa energía, esas buenas vibraciones, y ponerlas a funcionar. “Será la mejor manera de ser fieles al verdadero legado de la Expo. La confianza de que, igual que lo hicimos, lo volveremos a hacer. Que sumando esfuerzos e imaginando juntos, Sevilla tiene de nuevo el futuro al alcance de la mano”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

X