Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, y Manuel García, Hermano Mayor de la Macarena, firmaban el pasado mes de noviembre de 2015, un convenio por el que la Fundación Cajasol se comprometía a poner en marcha un proyecto con el fin de eliminar barreras arquitectónicas en la BasílicaManuel García, Hermano Mayor de la Hermandad, ha manfiestado la satisfacción en nombre de todos los hermanos de poder hacer posible este proyecto tan anhelado, por el que se beneficiarán numerosas personas que tengan problemas o dificultades de movilidad, que podrán subir al Camarín a través de la plataforma metálica. “Yo mismo estaba deseando que se culminase las obras para poner en uso este elevador, pues me facilitará el día a día”, explicaba Manuel García.

Por su parte, Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, explico que “nuestra labor, como verán, resulta muy gratificante y enriquecedora, pues poder hacer posible proyectos de estas características supone una gran satisfacción. Hace más de un año comenzábamos este camino, cuya finalidad era trabajar por una sociedad más justa e igualitaria, eliminado barreras y acabando con las desigualdades. Desigualdades que se ponen de manifiesto al tratarse de un templo con unas características arquitectónicas antiguas pero que gracias a la buena intención e idea de la Hermandad, hemos podido remodelar y adaptar sin necesidad de perder su identidad”, explicó Pulido.

El acto de inauguración contó con la bendición del Rvdo. Padre D. Eusebio López Rubio, SDB.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

X