La sede de la Fundación Cajasol en Sevilla ha acogido la primera jornada del ciclo Letras en Sevilla V, que en esta ocasión ha presentado el debate en torno a la tauromaquia: Toros sí, toros no. ¿Cultura, tradición o barbarie?.

Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, ha dado la bienvenida a los asistentes y ha señalado que la Fundación Cajasol «no pone ningún tipo de restricción ni de veto, sino que está dispuesta a acoger los temas que proponen» Arturo Pérez-Reverte y Jesús Vigorra, coordinadores de la iniciativa.

Antonio Pulido ha destacado que «lejos de esquivar la polémica, se nos pone fácil el dicho de que vamos a coger el toro por los cuernos y a enfrascarnos durante dos jornadas de conferencias y coloquios en este encendido debate».

En este sentido, Arturo Pérez-Reverte ha recordado que «el objetivo de estas jornadas siempre ha sido romper la tradición española de que el enemigo no tiene ninguna virtud, el amigo no tiene ningún defecto«.

Toros sí

El primero de los ponentes ha sido el periodista y escritor Rubén Amón, que ha abierto las jornadas con una conferencia titulada «Por qué los toros son un escándalo», en la que ha apuntado que «la tauromaquia es indisociable de su aspecto cruento y creativo» y que no va a «pedir perdón porque le gusten los toros», a los que se ha referido como «acontecimiento extremo que en su envoltura lúdica no hacen sino mostrarnos lo que la sociedad ha decidido esconder».

Amón ha pedido que no se convierta la tradición en una «connotación negativa», pues también son tradición «el Derecho romano y la Democracia ateniense» y ha admitido que la tauromaquia tiene «zonas oscuras, como el machismo».

Toros no

La escritora Rosa Montero,  segunda ponente de la mañana, ha traído a su conferencia «Razón y corazón: la extinción natural de la tauromaquia» referencias de estudios científicos y de investigación neurológica a través de los cuales «se ha descubierto que no somos un animal distinto cualitativamente al resto».

Montero ha narrado su relación en primera persona con el mundo de los toros, pues su padre era torero, y ha recordado cómo este fue quien le enseñó «el amor por los animales, aunque pueda parecer contradictorio según la visión de hoy».

Montero ha explicado que «el prejuicio, que hizo que la esclavitud durara dos milenios, nos impide entender lo que estamos haciendo» y, aunque ha puntualizado que no está a favor de prohibir los toros «porque eso favorecería un efecto rebote y que de aquí a los 30 años no van a existir los toros», entre otras razones, porque «solo lo apoya un 25% de la población en las encuestas», ha indicado que sí prohibiría «las becerradas, los toros de fuego…».

El debate de la tarde

En la tarde de la primera jornada, los escritores Edu Galán y Antonio Lucas han mantenido una conversación moderada por Arturo Pérez-Reverte en la que Lucas ha apelado a las emociones señalando que «ir a los toros es un ejercicio muy íntimo, como ir a misa, es una liturgia. Hay una condición taurina que tiene que ver con una condición extrema, necesaria en la vida».

Edu Galán le ha contestado ironizando que «la mayor demostración de una emoción ante un arte es comprar la entrada, y la gente no compra la entrada».

Ambos han coincidido en rechazar los insultos a los asistentes a los toros, y Antonio Lucas ha añadido que a ninguno de los aficionados «le gusta ver a un subalterno dándole con la puntilla».

El cierre ha venido de la mano del matador Rafael de Paula, que ha recordado vivencias de su trayectoria profesional y vital y ha explicado su devoción por Leonardo da Vinci y cómo, para él, «el toreo es el arte del torero», describiéndose como «torero de arte».

De Paula se ha mostrado crítico con la aparición del término «barbarie» en el título de esta edición de Letras en Sevilla y ha puesto como ejemplos de ese concepto el incendio de Roma por parte de Nerón, la Santa Inquisición y el Holocausto judío.

X