La Fundación Cruzcampo acogió el pasado miércoles 10 de junio la charla ‘Motivación, esfuerzo y superación’, dentro de las actividades para promocionar el reto solidario contra el cáncer #Yonadotudonas. ‘Motivación, esfuerzo y superación’ era el título de esta charla de buenos amigos, que se unieron con el fin de promocionar la iniciativa #Yonadotudonas, dentro del proyecto ‘Cruce femenino del Estrecho Solidario 2015’, en el que nadadoras no profesionales de Sevilla cruzarán el paso que une el Mediterráneo y el Atlántico a beneficio de la Fundación Sandra Ibarra, que lucha contra el cáncer. Gretchen Talbot, María José López, Marta García-Delgado y María Laffitte son las ondinas que llevarán a cabo la travesía.

Tal y como adelantaba Julio Cuesta, presidente de la Fundación Cruzcampo y presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer en Sevilla, “Este es un acto con mucha carga emocional”. Y así fue, con continuos ejemplos de superación que han encontrado en el deporte un motivo para luchar e ir a por sus sueños, rompiendo con todas las barreras que se les presenten en el camino.

Raquel Domínguez. Con 19 años le diagnosticaron artroescapulectomía, una extraña enfermedad que le ha ido reduciendo año tras año la movilidad de los brazos y que la ha hecho pasar por el quirófano 23 veces. «Yo no soy gran cosa, pero he apostado por mi. Todos tenemos el poder de brillar y darlo todo». Apostar le ha llevado a completar triatlones y a ser siete veces campeona de España en los 50 metros mariposa, seis veces en los 200 metros estilos, campeona de Andalucía en marca,  ha completado el medio Ironman y su próximo sueño, subir el Kilimanjaro.

Javier Reja. Tras un accidente de moto se vio obligado a convivir con una silla de ruedas. Javier, con una energía que desborda nos contó que «los peores momentos lo superé con el deporte». Este sevillano es campeón del Mundo de paracanoa, y ha cosechado grandes éxitos en natación y ciclismo adaptado. Pero su fuerte, asegura, es el remo «Mi sueño es ganar el oro en los Juegos Paralímpicos de Río 2016».

José Manuel Roas, o lo que es lo mismo el padre de Pablo, un niño que nació con parálisis cerebral. Cuando el amor por un hijo hace que todas las barreras desaparezcan. Ambos tienen una afición que comparten: correr maratones. Para los dos lo mejor de su afición es que pueden compartirla y disfrutar el uno del otro. Para José Manuel «Los momentos malos son horribles, pero los buenos son increíbles. Nadie quiere que le pase en la vida algo así, pero ahora no sé vivir sin él».

Arturo Montes sobrevivió de milagro en 2011 tras ser atropellado por una zodiac mientras nadaba. Sin embargo, este economista de 42 años, apasionado del mar y del pádel, no pensó en tirar la toalla y, hoy por hoy, además de coger la raqueta casi a diario subido en su silla de ruedas, es también un firme candidato a conseguir una plaza para Río 2016 como regatista en la categoría 2.4 MR. «Hoy me siento abrumado, veo que hay muchísima gente que supera sus retos, que se consiguen viendo a tu familia y amigos sonreír porque consigues salir adelante».

Jacobo Parages sufrió un revés similar al de Raquel. A los 28 años le diagnosticaron espondilitis anquilosante, una dolencia que le afecta a la espalda restándole movilidad en todo el cuerpo.Ttambién superó un tumor maligno, pero sus dolencias en vez de ser un freno se convirtieron en un impulso para la realización personal. “No tengo fuerzas para rendirme”. Jacobo ha cruzado dos veces el Estrecho y una el trayecto entre Mallorca y Menorca, por lo que su historia fue ejemplar para ilustrar el reto al que se enfrentaran las cuatro nadadoras.

Finalmente intervino el torero Eduardo Dávila Miura, quien aseguró que “quizá este cartel, el de los valientes que no tienen miedo a afrontar cualquier reto, sea el más importante de mi vida”.

La Fundación Cajasol se suma al llamamiento desde la Fundación Cruzcampo para animar a todos a participar y a formar parte de este valiente proyecto, porque como bien afirmaba Julio Cuesta en el cierre de la emotiva charla “La sociedad ha avanzado más en aquellos momentos en los que hemos sido más cómplices entre nosotros, lo que nos obliga a tener fe en el ser humano y a no perder la esperanza”.

Ellas nadan, nosotros donamos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X