Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, y Antonio Banderas, presidente de la Fundación Lágrimas y Favores, han renovado el convenio de colaboración que mantienen ambas entidades para atender a familias malagueñas y estudiantes universitarios que carezcan de recursos.

Un año más, en el marco de la cena benéfica organizada por la Fundación Lágrimas y Favores con la colaboración principal de la Fundación Cajasol, se ha llevado a cabo la firma de este acuerdo en el que se suscribe el apoyo a la Fundación Cudeca, centro especializado en el tratamiento y cuidados paliativos de cáncer; una aportación para la ayuda en alimentos y productos de primera necesidad para familias en grave riesgo de exclusión social, en colaboración con Caritas Diocesana de Málaga, y la dotación de becas formativas para jóvenes malagueños sin recursos en el Instituto de Estudios Cajasol.

Tal y cómo ha explicado el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, “ambas entidades compartimos muchos compromisos, con la acción social, con la cultura, y también con la formación de excelencia de nuestros jóvenes, para que la falta de recursos económicos no les impida desarrollar toda su capacidad y talento. Nuestra colaboración con la Fundación Lágrimas y Favores nos da una nueva oportunidad de contribuir a ello y también de estar cada día más cerca de Málaga y los malagueños”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X